Contra el Imperialismo, ¡No Vayas a Votar!

Elecciones Europeas 2014

CONTRA EL IMPERIALISMO,

¡NO VAYAS A VOTAR!

EBren_bilera_efe_foto610x342[1]

Del 22 al 25 de Mayo más de 400 millones de europeos de los 28 países que integran la Unión Europea están convocados para elegir los 751 escaños del Parlamento Europeo, el órgano legislativo que junto a la Comisión y el Consejo forman el sistema de gobierno del que se dota el capitalismo europeo para imponer sus intereses a la clase obrera europea e internacional.

No debemos olvidar que la Unión Europea no es sólo una organización económica y política, sino que junto a su brazo armado, la OTAN, (21 países de la UE son miembros de la OTAN) conforman un entramado de instituciones imperialistas surgido de las entrañas del sistema capitalista, que traspasa las fronteras nacionales para intervenir en cualquier parte del mundo y servir a los intereses del capitalismo en general, y especialmente del capital financiero, en perjuicio del conjunto de la clase obrera europea y mundial que es quién con su trabajo mantiene las condiciones de enriquecimiento de la burguesía de todos los países miembros.

Para convencer a la clase obrera de que tiene que participar eligiendo los aspirantes a dichas instituciones, los capitalistas pintan esta fábrica de explotación y opresión burguesa de color de rosa, con ello quieren hacernos creer que están al servicio del pueblo, de las gentes que se ganan la vida honradamente con su trabajo. Se nos repite que las leyes que salen de los distintos parlamentos son para el bienestar de todos, pues representan la democracia y la “voluntad popular” ya que están refrendadas por los votos que libremente eligen a sus representantes. FALSO.

La democracia burguesa es un régimen político del que se dota el sistema capitalista para legitimarse con la participación de la clase obrera, e imponer sus condiciones económicas y políticas: la propiedad privada capitalista y el trabajo asalariado como medio para apropiarse del trabajo excedente de la clase obrera. Es un sistema que faculta al capitalismo para oprimir con sus leyes cualquier forma de lucha que promueva la clase obrera para liberarse de los grilletes del capital. Es un sistema para hacer creer a sus “ciudadanos” que somos más libres porque participamos en la elección de nuestros opresores y explotadores.

El Parlamento Europeo, como el español, se elige para hacer cumplir las funciones que les encomienda las distintas constituciones sobre las que descansa, como es la de explotar, oprimir, expoliar a la clase obrera con leyes que elaboran desde lujosos despachos y tribunas parlamentarias a golpe de indicaciones e intereses de la clase que detenta el poder económico: la burguesía.

A los que salen elegidos les queda cinco años para vivir a cuerpo de rey, pues van a estar bien remunerados: el sueldo de un parlamentario europeo es de 8.000 euros mensuales más otro tanto a cuenta de dietas y complementos por 134 días de trabajo al año. A ello hay que sumarle viajes de avión en primera, coche oficial, chófer, etc. ¿A QUIÉN VAN A DEFENDER?

Todos los partidos que se presentan dicen lo mismo aunque con distintos lenguajes y falsas promesas: el PP se ampara en la crisis para justificar su política de recortes en bien de la salida de la crisis, el PSOE pide el voto con la escusa de defender el Estado del Bienestar disimulando sus políticas pro-imperialistas, los nuevos candidatos se presentan para llevar “aires nuevos” a la “democracia” cuando lo que pretenden es introducirse en el sistema creando falsas expectativas a los trabajadores, fortaleciendo con su participación la maquinaria democrático-burguesa mientras se hace mayor la brecha entre capitalistas y obreros.

En todas las consultas electorales cada partido y coalición defiende en apariencia un programa distinto, pero con unos puntos en común claros: la defensa del sistema capitalista y el combate a la abstención. Para ellos lo fundamental y prioritario es que la gente vaya a votar, que participe y colabore con este juego amañado depositando el voto, aunque sea en blanco, incluso nulo, no importa, porque más adelante, una vez legitimados, se pondrán de acuerdo en cómo gestionar los intereses del capital.

En estas elecciones la postura de los trabajadores más conscientes, con voluntad y ganas de luchar contra el régimen que nos encadena y explota tiene que ser la de unir nuestra lucha a los millones de obreros de todo el continente europeo que tienen claro que la opción más consecuente y la que mejor defiende nuestro interés como clase es la abstención, es decir el rechazo a una representación concreta de la explotación y opresión del sistema capitalista.

No votar es decir No al capitalismo expansionista europeo, es decir No a las guerras de rapiña contra otros pueblos.

No votar es negarte a colaborar con tus enemigos de clase y hacer piña con tus hermanos de clase, la clase obrera, que no entiende de patria ni de fronteras en su lucha contra el capital y su Estado, en la lucha por derrotar al sistema capitalista y construir el comunismo, una sociedad sin clases.

EL 25 DE MAYO, LA MEJOR OPCIÓN ES LA ABSTENCIÓN

nato-expansion[1]

(Hoja repartida en barrios y centros de trabajo)

Anuncios